La quimioterapia es un procedimiento que tiene como objetivo evitar que las células cancerígenas sigan creciendo y se reproduzcan. Los médicos suelen recomendarla antes de la cirugía o radioterapia para reducir los tumores por lo que se le conoce como neoadyuvante; a la que se realiza después de la cirugía se le denomina adyuvante.

La quimioterapia ayuda a destruir el cáncer, evitando que vuelva a aparecer, retrasándolo o ralentizándolo. Un oncólogo es el encargado de recetar este procedimiento dependiendo del tipo de cáncer, el tamaño del tumor, su ubicación, si se ha diseminado, el estado de salud del paciente en general y si puede afrontar los efectos secundarios, así como si hay algún tratamiento previo.

La quimioterapia intravenosa se administra directamente en el torrente sanguíneo por medio de un catéter; la intraarterial se coloca directamente en la arteria principal que suministra sangre al tumor; la intracavitaria se administra a través de un catéter que se colocar en una región  cerrada del cuerpo; la intramuscular se pone en un músculo a través de una inyección.

La frecuencia y duración de la quimioterapia depende del cáncer que se padezca, los objetivos del tratamiento y los medicamentos que se van a utilizar. ¿Necesitas la opinión de un especialista en el tema? No dudes en llamar al Dr. Abel Ruiz Pérez, un reconocido Oncólogo-Cirujano.